El éxito es la suma de pequeños esfuerzos, repetidos día tras día”.
Anónimo

Desde hace algunas semanas, doce docentes de la Escuela Normal Pablo Livas participamos en el Taller para docentes normalistas entre México y Francia, donde se han abordado temas relevantes para nuestro trabajo. En este espacio compartiré una síntesis acerca de la pedagogía diferenciada, desde la perspectiva de los docentes franceses.

Los docentes franceses parecen ser reacios a este tipo de enseñanza, puede ser difícil detectar las necesidades individuales, ya que no existe una receta de enseñanza única, ningún alumno es tratado exactamente igual que los demás por el maestro. Solamente si se  piensa que las dificultades académicas del alumno son de competencia del profesor, se llevará a cabo la pedagogía diferenciada.

Los profesores no necesariamente tenemos la misma representación para todos los alumnos, y esta puede ser (1) natural, (2) defecto o (3) malentendido.

En lo que respecta a lo natural, en 1881 ya existía una diferenciación: los niños son educados en diferentes estructuras según su origen social; la diferenciación se hace institucionalmente. Los maestros de la actualidad todavía pensamos en el origen natural al adaptar la educación al reducir las demandas por ser una escuela de bajo nivel económico… y lo hacemos de buena fe, creyendo que es demasiado difícil para ellos o innecesario.

La representación por defecto surge de las clases de perfeccionamiento que se crearon en 1909 para ayudar a los niños con defectos; con el uso de la psicometría. Las diferencias entre los alumnos no disminuyerony se pidió un psicólogo y un psiquiatra para ayudar a la educación: inicia la entrada de otros especialistas a la educación, los datos psicológicos y médicos harán la diferenciación en la pedagogía, se hace una segregación para las clases de perfeccionamiento.

El malentendido considera el habitus primario de los alumnos de baja economía es muy bajo a comparación de lo que se ve en la escuela. Se debe dar a todos los medios para adquirir lo que solo se les da a los niños de la clase alta. Los malentendidos sociocognitivos se dan cuando lo que no entiende el niño es cuál es la intención de la demanda escolar. Algunos alumnos ven la escuela y la clase como un lugar de actividad, vas a la escuela para hacer trabajo; otros van a hacer amigos; solo algunos perciben que hay un conocimiento real interesante en la actividad que podrán usar en otras situaciones.

Muchos captan una serie de tareas sin captar el significado o uso.

Para utilizar la pedagogía diferenciada, el docente ya no va a identificar niveles de dificultad sino necesidades de aprendizaje. En la escuela los alumnos deben (1) aprender a cuestionarse (comprender), (2) entrenarse (automatización) y (3) aprender a explicar (metacognición).

Asimismo, la organización de los grupos debe propiciar que éstos superen sus obstáculos. El docente organizará sus grupos de acuerdo con sus necesidades. En primer lugar, los alumnos que necesitan aprender a construir significado para comprender la actividad escolar (los que no aprobaron la evaluación diagnóstica). Crear la necesidad, que el niño pase por una experimentación casi física, todo el cuerpo debe estar implicado, crear un problema que hay que resolver. Despertar la necesidad de aprender. La presencia del docente es muy importante, ayuda a cuestionar. El segundo grupo incluye a los niños que realizan los ejercicios por sí mismos, los alumnos con discapacidad necesitan de un equipo adaptado, que entrenen utilizando su equipo adaptado, no requiere tanto del maestro. Y el tercer grupo son los niños se alejan un poco del trabajo del docente para que actúen.

Una sugerencia final para aplicar la pedagogía diferenciada: establecer el trabajo para que los alumnos puedan ser independientes y tener la posibilidad de atender al grupo de alumnos reducido que sí necesitan de mi ayuda. 

Mtra. Talina Aurora Landín González
Jefa del Departamento de Vinculación, Extensión y Difusión Educativa