Cada logro comienza con la decisión de intentarlo”.
Gail Devers

Desde hace algunas semanas, doce docentes de la Escuela Normal Pablo Livas participamos en el Taller para docentes normalistas entre México y Francia, donde se han abordado temas relevantes para nuestro trabajo. En este espacio compartiré un extracto de la participación del Dr. Thierry Greco, quien habló de la educación inclusiva.

La escuela tiene que ser inclusiva, el problema es que si la discusión es solamente teórica es muy fácil. Todos estamos de acuerdo en que la inclusión es muy buena e importante, pero enfrentar la realidad es muy diferente.

La educación inclusiva es admitir que la diferencia existe, y que no siempre es negativa, pero implica pensar qué espacio le voy a dar a un alumno, cuándo debo tener una regla común para todo el grupo. Individualmente se puede saber qué hacer con este alumno, cuando trabajo con él, el resto del grupo me exige atención. Cómo lo puedo hacer con todos los alumnos y con quién… si es solo el modelo de maestro de grupo y alumnos, esto va a ser sumamente complicado.

El problema de la educación inclusiva llega cuando los intereses del alumno no están de acuerdo con sus capacidades y características. A veces el alumno es problemático, la respuesta no debe ser, sacarlo del grupo. La inclusión no significa que todo llegue a la escuela y el maestro tenga que resolverlo. Asimismo, es importante no confundir ser padres con ser maestros: como maestro no me corresponde decirle a la familia cómo debe de vivir.

Cuando el estudiante tiene patologías crónicas, el maestro no puede comprometerse a ser doctor o cumplir esas funciones. Si son discapacidades reconocidas: hay ocasiones en que el material adaptado no se consigue, por lo que es conveniente buscar otros métodos. El trastorno de conducta puede ser un efecto de malas prácticas. Cuando hay trastornos (de angustia, por ejemplo) es importante que tengamos en cuenta que no siempre el aprendizaje académico es lo básico.

El docente no puede hacer el trabajo solo, es imposible cargar con todo el peso a un solo docente, es peligroso para el alumno y para el profesor también

Mtra. Talina Aurora Landín González
Jefa del Departamento de Vinculación, Extensión y Difusión Educativa