“El liderazgo es la capacidad de transformar la visión en realidad”.
Warren Bennis 

Para los futuros docentes, es importante reconocer la importancia del liderazgo en los centros educativos. El liderazgo, hace referencia al arte de conducir a las personas, de generar influencia en cada una de ellas, misma que puede ser positiva o negativa, así como llevar a cabo el logro de objetivos en un futuro. Se pretende que, al ejercer el liderazgo escolar, se generen resultados a corto y largo plazo, que desarrollen un impacto positivo en los aprendizajes de los estudiantes y permitan llevar una educación de calidad. Los líderes educativos son personas preparadas, que tienen un objetivo en común, aumentar el rendimiento de los centros educativos, de los estudiantes y crear ambientes de aprendizaje armónicos.

El liderazgo se prueba en situaciones complejas, en momentos difíciles o críticos. En el caso de la educación, algunos centros educativos viven situaciones críticas. Los índices de aprendizaje son mínimos, los niños, las niñas, los y las adolescentes suelen vivir en condiciones precarias, en muchas ocasiones con padres que se ven obligados a emigrar a la ciudad o a países extranjeros. En ese escenario, los alumnos viven bajo la creciente amenaza de la violencia, que se expresa de múltiples formas, de tipo familiar, derivada de las tensiones sociales o de fenómenos como el narcotráfico. Ante ello, directivos y maestros deben lograr cumplir no solamente con el cien por ciento de lo exigible, sino ir más allá y entregar más tiempo y sus mejores esfuerzos. Tal cosa no es posible sin una alta motivación de todo el plantel.

El liderazgo trata justamente de eso, de cómo lograr que una comunidad humana, una escuela, una empresa, una comuna o municipio, una nación, entregue sus mayores esfuerzos, no por coerción sino por convicción propia. Lograr eso requiere motivación y la motivación es asunto de liderazgo.

En el ámbito escolar es importante desarrollar y aplicar la habilidad de liderazgo, misma que nos permitirá, afrontar con inteligencia y destreza cada uno de los inconvenientes que se presentan en el actuar diario, a su vez, ser capaces de tomar decisiones acertadas que beneficien a los estudiantes, a la comunidad docente y a los centros educativos.

Ante las diversas problemáticas que se presentan dentro de los centros educativos, los directivos y maestros deben lograr cumplir, no solamente con el cien por ciento de lo exigible, sino ir más allá y entregar más tiempo y sus mejores esfuerzos. Tal cosa no es posible sin un buen liderazgo escolar.

El liderazgo es la segunda variable con mayor posibilidad de movilizar los resultados dentro de una escuela, solo la enseñanza influye más sobre el aprendizaje que el liderazgo escolar. Por lo tanto, es una variable que debemos fortalecer y desarrollar, para poder ejercer de forma correcta nuestra profesión. 

Mtra. Rubí Adriana Garza Coronado
Docente universitaria y
catedrática en la Escuela Normal Pablo Livas