“La Navidad no se trata de abrir regalos,
se trata de abrir nuestro corazón”
Janice Maeditere

La navidad, es una fecha que se espera con anhelo todo el año.

Época en donde elementos como el árbol navideño, las noches buenas, las luces, la puesta del nacimiento, las decoraciones, la cena, así como la compra de regalos son algunas de las tradiciones que se han ido adoptando con el paso del tiempo.

Pero si nos detenemos a pensar un poco, ha cambiado radicalmente el verdadero significado que esta tiene, pues hacemos de esta fecha la realización de compras exhaustivas, dedicamos más tiempo a la adquisición de objetos, gastamos en ocasiones en cosas innecesarias y se nos olvida lo más importante, el aspecto emocional y espiritual.

En cuanto a lo emocional podríamos referir al dar amor, un abrazo, un beso, mostrando cariño y comprensión, conversar y recordar anécdotas con nuestros familiares y amigos, conviviendo con cada uno de ellos, buscando esa unión familiar, en lugar de llenar ese espacio con cosas materiales, que hacen que nos deterioremos como personas. Y en cuanto a lo espiritual podríamos mencionar la representación del renacer, dándole un sentido a la vida, adquiriendo una salud mental, a través de los valores como la gratitud, esperanza, fortaleza y el perdón. 

Por esto la Navidad debe de ser sinónimo de alegría, paz, amor y de reconciliación con uno mismo y con los demás.

En este mes de diciembre es necesario darse un tiempo para reflexionar y analizar el verdadero significado de esta celebración y aún más por la presente situación que hasta hoy en día prevalece, y que hemos aprendido a sobrellevar.  La pandemia por COVID-19 nos ha enseñado con situaciones muy difíciles y golpes en al alma, el reconocer la importancia que tienen la interacción y la convivencia humana, así como el valor que tiene cada una de las personas en nuestra vida.

Esta navidad la celebraremos un poco diferente, en algunos hogares no será lo mismo, pues sobraran algunas sillas, por lo que celebrar a distancia será una medida para cuidar y cuidarnos a los que nos rodean.

Dándonos cuenta que el mejor regalo para este fin de año 2020 es la salud y la y bienestar de nuestros seres queridos. 

Mtra. Carolina Mireya Ruiz Durán
Catedrática