Estudiar en Canadá puede ser una meta para muchos jóvenes que desean perfeccionar su inglés y aunque nos enfrentemos a nuevos retos, es a través de ellos que descubrimos nuestra verdadera capacidad y voluntad. El pasado mes de marzo del presente año, tuve la oportunidad de estudiar un mes en Toronto, Canadá con la finalidad de mejorar mis habilidades y obtener un mejor dominio de esta lengua universal.

Fui acompañada con 7 estudiantes más de mi generación, además de 2 maestras de nuestra institución Normal Pablo Livas la cual, en coordinación con el colegio Western Town College, hizo posible nuestra estancia en esa ciudad durante un mes.

Western Town College (WTC) cuenta con un equipo de instructores experimentados, los cuales demostraron ser accesibles, profesionales y dedicados al éxito de sus estudiantes en todo momento, alentándonos a alcanzar nuestro máximo potencial. Veía 5 horas diarias de clases y terminé hablando, escuchando y escribiendo inglés como nunca antes en mi vida, gracias a las clases creativas, motivadoras e interactivas que recibimos todos los estudiantes.

Me hospedé con una familia filipina la cual hizo que mi estancia con ellos fuera agradable y cómoda, lo más difícil para mí fue adaptarme a las comidas porque eran muy distintas a lo que los mexicanos estamos acostumbrados, sin embargo de esta manera conocí más sobre su cultura y eso es algo que todo estudiante desea experimentar, el apreciar las distintas costumbres de las diversas culturas que abundan en Canadá.

Mi experiencia fue totalmente satisfactoria, estar en un país extranjero estudiando su idioma es algo que veía lejos de pasar, me sentí feliz todo el tiempo y es difícil de explicar como con el simple hecho de salir a caminar por las calles disfrutaba de una sensación verdaderamente agradable, incluso escuchar la radio, ver programas canadienses, tomar el metro y autobús diariamente, asistir a clases, ir al supermercado, en fin cosas comunes y simples me hicieron disfrutar increíblemente. Considero que el haber estado expuesta el 100% al idioma inglés me fue de mucha ayuda, ya que el haber estado trabajando con él en la escuela, pero principalmente al seguirlo reforzando en la casa con la familia que me asistí, al visitar tiendas o lugares turísticos, así como también al comunicarme con las amistades que hice de otros países, resultó que el aprendizaje fue más rápido porque lo practiqué y escuché en todos los sitios que me encontraba y más aún por la misma necesidad de comunicarme con los demás me hacía que hablara el idioma de cualquier manera. Aun y habiendo tomado otras clases de inglés años atrás, ahora sé que no hay mejor manera de dominarlo que estar practicándolo constantemente con personas que no hablen tu idioma natal.

Aprender idiomas es una excelente opción que te permite conocer personas, descubrir nuevas culturas, aprender más sobre nuestro propio país y sobre todo una buena excusa para viajar. Fue muy gratificante ver como tan rápido comencé a hacer amistades de otros países y darme cuenta que el inglés era lo único que teníamos en común y que eso era lo que nos unía. Recordaré con aprecio a aquellas amistades que fueron parte importante de mi aprendizaje y desarrollo en Toronto. Canadá es un país multicultural y la ciudad de Toronto es considerada como una de las ciudades más multiculturales del mundo, por lo que era común encontrar a gente de otros países, pero en especial de Brasil, México, Japón, Korea y China.

Además de los beneficios académicos que obtuvimos por parte de la escuela, también nos brindaron  la facilidad de conocer algunos lugares de Canadá mediante paseos turísticos que organizaban para los estudiantes, como visitar las ciudades de Quebec, Montreal y Ottawa, así como las Cataratas del Niagara, la Granja de maple, entre otros, con los cuales pude empaparme aún más de la cultura de este gran país. Sin embargo, mis amigos y yo con el entusiasmo de continuar conociendo nos aventuramos a visitar también los lugares que distinguen la bella ciudad de Toronto, como Torre CN, Museo Real de Ontario, Toronto Eaton Centre, Toronto Islands, Acuario de Ripley, Casa Loma, Kensington Market, Zoológico de Toronto, BMO Field, entre otros.

Algo que me llamó mucho la atención es sin lugar a duda las personas, ya que a pesar de desconocer cómo se manejan muchas cosas en la ciudad, cualquier persona que veía en las calles se mostraba servicial y era seguro que te ayudarían con cualquier problema, ya que después de haberme enfrentado a preguntar dudas tantas veces y ver cómo otras personas también lo hacían, me di cuenta que los canadienses son de los ciudadanos más educados y hospitalarios que he conocido.

Personalmente aprendí mucho de mí misma a lo largo de esta etapa, reafirmé que el esfuerzo y dedicación que ponemos día a día puede convertirse en grandes cosas si somos constantes.

Estoy muy agradecida con mi querida institución Normal Pablo Livas, sus directivos, maestros y personal que labora en ella, por haberme brindado esta gran oportunidad de obtener un mejor dominio en el inglés, experimentar nuevas formas de vida y adquirir habilidades multiculturales e interculturales, aumentar mi confianza en mí misma así como la capacidad de ser más independiente, apreciar y aprender más sobre mi país desde el extranjero y conocer nuevos destinos.

Karla Patricia Hernández Cansino
Estudiante Grupo 08B LEP